lunes, 21 de agosto de 2017

SAN PIO X, DEFENSOR DE LA DE

Deus, qui ad tuéndam católican fidem,
et univérsa in Christo instauránda beatum Pium papam
cælesti sapiéntia et apstólica fortitúdine replevíste,
concéde propítius,
ut, eius institúta et exémpla sectántes,
præmia consequámur ætérna. Per Dóminum.

San Pío X, retrato al óleo de fray Pedro Subercaseaux (1911)

Dios nuestro, que para defender la fe católica
e instaurar todas las cosas en Cristo,
colmaste de sabiduría divina y de fortaleza apostólica
al Papa san Pío X,
concédenos que, siguiendo sus enseñanzas y ejemplos,
alcancemos la recompensa eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
(Oración Colecta)

viernes, 18 de agosto de 2017

SAN ALBERTO HURTADO: ¡MI MISA ES MI VIDA!

Extracto de una meditación sobre la Eucaristía de San Alberto Hurtado, santo jesuita chileno, apóstol de Jesucristo y servidor de los más necesitados. En la santa misa encontró Alberto el centro y la fuerza de su vida cristiana y sacerdotal; en la misa alcanzó su identificación con Cristo Sacerdote y Víctima.  

«E
l sacrificio eucarístico es la renovación del sacrificio de la cruz. Como en la cruz todos estábamos incorporados en Cristo; de igual manera en el sacrificio eucarístico, todos somos inmolados en Cristo y con Cristo.

De dos maneras puede hacerse esta actualización. La primera es ofrecer, como nuestra, al Padre celestial, la inmolación de Jesucristo, por lo mismo que también es nuestra inmolación. La segunda manera, más práctica, consiste en aportar al sacrificio eucarístico nuestras propias inmolaciones personales, ofreciendo nuestros trabajos y dificultades, sacrificando nuestras malas inclinaciones, crucificando con Cristo nuestro hombre viejo. Con esto, al participar personalmente en el estado de víctima de Jesucristo, nos transformamos en la Víctima divina. Como el pan se transubstancia realmente en el cuerpo de Cristo, así todos los fieles nos transubstanciamos espiritualmente con Jesucristo Víctima. Con esto, nuestras inmolaciones personales son elevadas a ser inmolaciones eucarísticas de Jesucristo, quien, como Cabeza, asume y hace propias las inmolaciones de sus miembros.

¡Qué horizontes se abren aquí a la vida cristiana! La Misa centro de todo el día y de toda la vida. Con la mira puesta en el sacrificio eucarístico, ir siempre atesorando sacrificios que consumar y ofrecer en la Misa.

¡Mi Misa es mi vida, y mi vida es una Misa prolongada!».

Ornamentos sacerdotales utilizados por San Alberto Hurtado (Museo Santuario Padre Hurtado en Santiago de Chile, lugar donde se veneran sus restos sagrados)





jueves, 17 de agosto de 2017

EXTRAÑA PERFORMANCE EN IGLESIA JESUITA

Un amigo –de paso por Múnich– me envía unas fotografías de la extravagante performance con que se topó al visitar la Iglesia de San Miguel (Michaelkirche) en pleno centro de la capital de Baviera. Se trata de uno de los templos jesuitas más grandes y llamativos del mundo, erigido entre 1583 y 1597 como foco espiritual de la Contrarreforma. Sin salir de su asombro, mi amigo no logró recabar mayor información a qué se debía tal adefesio; no obstante, a estas alturas, a nadie debería extrañar que ciertas iglesias alemanas estén convertidas en galerías de arte contemporáneo, con olvido total del carácter sagrado de los recintos destinados al culto. En todo caso, las sucias camisetas que cuelgan en ese presbiterio de majestuosidad barroca y la cabeza del decapitado que yace en el suelo, parecen mostrar con refinamiento artístico la descomposición galopante de la iglesia alemana en general y de la Compañía en particular.



lunes, 14 de agosto de 2017

PARA GLORIA DE DIOS Y GOZO DE LA IGLESIA

«Q
uapropter, postquam supplices etiam atque etiam ad Deum admovimus preces, ac Veritatis Spiritus lumen invocavimus, ad Omnipotentis Dei gloriam, qui peculiarem benevolentiam suam Mariae Virgini dilargitus est, ad sui Filii honorem, immortalis saeculorum Regis ac peccati mortisque victoris, ad eiusdem augustae Matris augendam gloriam et ad totius Ecclesiae gaudium exsultationemque, auctoritate Domini Nostri Iesu Christi, Beatorum Apostolorum Petri et Pauli ac Nostra pronuntiamus, declaramus et definimus divinitus revelatum dogma esse : Immaculatam Deiparam semper Virginem Mariam, expleto terrestris vitae cursu, fuisse corpore et anima ad caelestem gloriam assumptam».

Asunción de Juan Carreño de Miranda (c. 1657)

«P
or tanto, después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces e invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para acrecentar la gloria de esta misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y por la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma de revelación divina que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste». (Pio XII, Constitución Apostólica Munificentissimus Deus del 1º de noviembre de 1950)

viernes, 11 de agosto de 2017

SAN JOSEMARÍA Y SU APRECIO POR LA SOTANA

Padre J. A. Williams junto al Estrecho de Magallanes 
Punta Arenas, Chile

Cuando por los años setenta se generalizaba en la Iglesia el abandono de la sotana por un extraño afán de no manifestar externamente la condición sacerdotal, San Josemaría Escrivá no cesaba de inculcar a los sacerdotes la necesidad de vestir el traje sacerdotal, de modo particular el hábito talar. Suyas son las palabras que recojo a continuación, tomadas en coloquios o tertulias de aquellos años:

«Quiero insistir en que estiméis el traje talar, que tanto respeto nos merece. No es posible que nos dé vergüenza que nos reconozcan como lo que somos, como sacerdotes. Ahora que se habla tanto de testimonio, éste es un hermoso testimonio: ser hombres que no se avergüenzan de ser sacerdotes, que no se esconden, que no se disfrazan. Además, de otra forma, es muy difícil ir bien cuidado. La sotana tiene siempre una cierta dignidad».

«Los sacerdotes tenemos que mostrar que somos sacerdotes, de un modo que sea evidente para todos. Si no llevase una manifestación externa de mi sacerdocio, muchas personas que podrían acudir a mí en la calle, o en cualquier otro sitio, no vendrán porque no saben que soy ministro de Dios».

«Los fieles se sienten confirmados en la fe, asegurados en la fe, miran con un cariño loco al sacerdote que no se esconde».

Tres razones creo vislumbrar en estos textos que parecen validar suficientemente el uso de la sotana:

1° Testimonio: La sotana como vestimenta propia del sacerdote es ante todo un precioso testimonio de amor a la propia vocación y un hermoso signo de su pertenencia a Dios.
2° Servicio: La sotana manifiesta sobremanera la disposición del sacerdote de estar pronto a servir a las almas.
3° Dignidad: la sotana asegura al sacerdote un porte externo digno y conveniente a su condición de representante de Cristo y dispensador de los misterios de Dios.

Algo de esto atisbaba un joven monaguillo, con claras inquietudes vocacionales, cuando confidenciaba a sus padres: yo quiero ser sacerdote, pero de los de sotana.




martes, 8 de agosto de 2017

CUANDO EL MUNDO SE HACE OFRENDA

«Que Él nos transforme en ofrenda permanente», se dice en la Plegaria Eucarística III del Misal Romano. Solo Cristo, uniendo la creación entera a su propia inmolación, puede convertirla en ofrenda pura, en sacrificio da alabanza, en hostia santa; todo lo que no es «por Cristo, con Él y en Él» está destinado a perderse en la insignificancia. Así lo expresa un gran papa y doctor de la Iglesia:

«E
n efecto, es singularmente la hostia eucarística la que salva al alma de la muerte eterna, esa hostia que a través del misterio eucarístico renueva para nosotros la muerte del Unigénito, el cual, si bien habiendo resucitado de entre los muertos ya no muere y la muerte no le dominará nunca más, sin embargo, aunque en sí mismo vive de un modo inmortal e incorruptible, se inmola de nuevo por nosotros en este misterio de la sagrada ofrenda eucarística. Y es que en este sacramento se toma su cuerpo, se reparte su carne para la salvación del pueblo y se derrama su sangre, no ya a manos de los infieles, sino en la boca de los fieles.
Así pues, a partir de lo dicho pensemos cuánto valor tiene para nosotros este sacrificio que continuamente reproduce, por nuestro perdón, la pasión del Hijo Unigénito de Dios. ¿Pues qué fiel podría albergar alguna duda de que en el momento mismo del sacrificio eucarístico, a la voz del sacerdote, se abren los cielos; y de que en el misterio de Jesucristo asisten los coros de los ángeles, las profundidades se juntan con las alturas, la tierra se une a los cielos y de lo visible y lo invisible llega a hacerse una sola y misma cosa? (San Gregorio Magno, Diálogos, n° 60, 2–3. El destacado es nuestro). 

domingo, 6 de agosto de 2017

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR, UN BREVE ANTICIPO DEL GOZO ETERNO

La Transfiguración de Tiziano (1566)

Así responde Santo Tomas de Aquino al porqué de la transfiguración del Señor; momento particularmente glorioso de la vida de Cristo que «nos invita a abrir los ojos del corazón al misterio de la luz de Dios presente en toda la historia de la salvación» (Benedicto XVI, 6 de agosto de 2006).

«D
espués de anunciar su pasión, el Señor había inducido a sus discípulos a seguirle por el mismo camino. Ahora bien, para que uno marche directamente por el camino, es necesario que, de algún modo, conozca el fin con anterioridad; así como el arquero no disparará bien la flecha si antes no conoce el blanco al que tiene que dirigirla. Por eso dijo Tomás en Jn 14, 5: Señor, no sabemos a dónde vas, pues ¿cómo podemos saber el camino? Y esto es especialmente necesario cuando el viaje es difícil y áspero y el camino laborioso, pero el fin alegre. Ahora bien, Cristo llegó a conseguir la gloria por medio de su pasión, no sólo la del alma, la cual gozó desde el principio de su concepción, sino también la del cuerpo, según el pasaje de Lc 24, 26: Fue necesario que Cristo padeciese esto y que entrase así en su gloria. A ésta conduce también a los que siguen las huellas de su pasión, conforme a lo que se lee en Act 14, 21: Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el reino de los cielos. Y por esto fue conveniente que manifestase a sus discípulos la gloria de su claridad (que es lo mismo que transfigurarse), con la que configurará a los suyos, como leemos en Fil 3, 21: Transformará nuestro cuerpo miserable, conformándolo a su cuerpo glorioso. Por lo que dice San Beda In Mar: Piadosamente proveyó que, mediante la breve contemplación del gozo eterno, se animasen a tolerar las adversidades» (Santo Tomás de Aquino, S. Th., III, q. 45, a.1 c).