sábado, 15 de abril de 2017

90 AÑOS DEL PAPA RATZINGER. PERDONA A TU PUEBLO SEÑOR


E
l aprecio y gratitud hacia la figura del Cardenal Ratzinger, luego Papa Benedicto XVI, forma parte del alma que vivifica este humilde blog. Mucho se podría decir de su persona; sin embargo, para conmemorar sus 90 años me ha parecido de justicia componer una letanía de desagravio a tan buen siervo de Dios. Me mueve a ello cierta personal convicción de que su pontificado fue una oportunidad que Dios nos regaló y que no supimos aprovechar. Por tanto, perdona a tu pueblo Señor.

Por la superficialidad reinante, que nos impidió valorar como era debido la grandeza del don que ofrecías a tu Iglesia en la persona de tu Vicario Benedicto,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por quienes acusaron a tu siervo de pesimismo, cada vez que nos mostró con verdad y realismo la profunda crisis en la que se sumergió tu Iglesia tras el Concilio,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por quienes en los momentos difíciles de su reinado huyeron cobardemente, abandonándolo al fuego enemigo y anticatólico,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por la burda hipocresía de quienes rasgaron vestiduras frente a su disposición misericordiosa y ecuménica de levantar unas penas canónicas,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por el escaso interés con que se acogió en tu Iglesia el motu proprio Summorum Pontificum, verdadero cimiento de una resurrección litúrgica,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por los que no obedecieron o tardaron años en hacerlo, cuando dispuso que los sacerdotes dijeran en la consagración lo mismo que tú dijiste en la última Cena,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por quienes criticaron su elegancia humana y sobrenatural, cuyo sentido no era otro que el deseo humilde de esconderse a sí mismo tras la figura de Pedro, a quien sucedía, y tras la tuya propia a quien representaba,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por la falsedad hipócrita de quienes acecharon cada uno de sus pasos, para sorprenderlo y mal interpretarlo, tal como lo hicieron contigo escribas y fariseos,
Perdona a tu pueblo Señor. 
Por el extraño regocijo, apenas disimulado, que algunos manifestaron ante la noticia de su renuncia, simplemente por hallarse extenuado en tu servicio, 
Perdona a tu pueblo Señor.
Por quienes no vieron con buenos ojos su constante empeño por recobrar nuestra conciencia e identidad católicas, hoy tan debilitadas,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por la mediocridad de no pocos colaboradores, que no dieron lo mejor de sí para acompañar y auxiliar el trabajo de tu Romano Pontífice, ni se esforzaron por estar a la altura de las circunstancias,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por quienes no acataron su magisterio sobre la centralidad de la verdad y el dogma para enfrentar la dictadura del relativismo que amenaza al mundo y a tu Iglesia,
Perdona a tu pueblo Señor.
Por el fastidio que siempre ocasionó al progresismo liberal, el verse obligado a reconocer que la cabeza visible de tu Iglesia era una de las inteligencias más preclaras del siglo,
Perdona a tu pueblo Señor. Y una vez alcanzado tu anhelado perdón, haz fructificar la rica herencia de tu siervo Benedicto. 

4 comentarios:

  1. Muchas gracias, es un articulo muy interessante, Dios bendiga usted y el Papa Benedicto.

    ResponderEliminar
  2. El búho escrutador20 de abril de 2017, 16:29

    Y a usted también.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente no hemos rezado por el Papa Benedicto XVI como nos pidió en su Misa Inaugural: Rezad por mí para que, por miedo, no huya ante los lobos.
    Le dejamos solo.
    Y los lobos aprovecharon esa soledad.
    Ni Pablo VI estuvo nunca tan solo después de firmar -cuánto le costó- la Humanae Vitae.
    Aun recuerdo la angustiosa Carta a todos los Obispos del Mundo Católico después de firmar el Motu Proprio Summorum Pontificum. El Papa tenía que defenderse ante tantos ataques. Y cayó extenuado. Lo dejamos solo. Solo ante Dios y la Historia.

    ResponderEliminar
  4. La paciencia se agota señor buho.

    ResponderEliminar